Personas que son complicadas
Hay personas que realmente son complicadas, y en base a tal comportamiento, también hacen la vida poco agradable a los demás. Este es el caso, por ejemplo, de aquellas personas que mienten y que llega un momento en que no sabes cuándo dicen la verdad y cuándo no. También existe el caso de aquellos que sin ningún derecho se entrometen en la vida de los demás, en un bajo concepto de qué es la intimidad.

Pues bien, hay personas que son complicadas, sencillamente, porque no se sienten bien consigo mismas. Es decir, ese comportamiento externo es la consecuencia de una actitud interior. Por ello, desde fuera, en vez de sentir ningún tipo de ira hacia alguien de tu entorno que pueda ser así, es mejor que optes por la comprensión emocional.

Además, también puede suceder que una persona se muestre más complicada en un momento puntual de su vida, sencillamente, porque está haciendo frente a un proceso muy duro. Por ejemplo, la pérdida de un ser querido, la pérdida de trabajo, el divorcio o una ruptura sentimental… Al final, es lógico que la tristeza anímica se note también en las relaciones con los demás.

Sin embargo, con una persona que tienes la sensación de que siempre es demasiado complicada, siempre se queja por todo, te critica constantemente… entonces, plantéate la opción de tomar distancia de por medio ya que ese tipo de vínculo es tóxico claramente. No te aporta bienestar, al revés, te resta energía. No te hace sentir bien, al contrario, te puedes llegar a sentir incluso culpable y responsable de la felicidad del otro. Las relaciones interpersonales son muy importantes dentro de la felicidad humana. Sin embargo, la base de dicha relación implica que se debe de poner un esfuerzo por ambas partes. Tanto la amistad como el amor es un juego de dos.