Planes sociales que son gratificantes
Durante el verano, mucha gente disfruta de su tiempo de ocio, sin embargo, a veces, se comete el error de descuidar dicho tiempo libre durante el otoño o el invierno. Merece la pena aprender a vivir encontrando el equilibrio entre el plano personal y también el profesional. Es decir, entre trabajo y familia. Algo que no siempre resulta sencillo, y además, a veces, se crean trampas emocionales.

Por ejemplo, cuando alguien no se siente bien de verdad al cien por cien con su familia, prefiere estar ocupado, tener trabajo sin límite para pasar el menor tiempo en casa. En ese caso, el problema puede que se tape incluso, durante años, pero en algún momento hará acto de presencia y habrá que afrontarlo.

Existen planes sociales que son muy gratificantes, sin duda, cada persona tiene sus gustos y sus inquietudes por ello, toma lápiz y papel y apunta en una libreta qué es lo que de verdad te hace sentir bien. ¿Con qué disfrutas una tarde de sábado, por ejemplo? Puedes ir al cine a ver una película de tu actor favorito, dar un paseo por la ciudad al final de la tarde, organizar una cena en casa con amigos, disfrutar de una tarde de tiendas para renovar tu armario, apuntarte a un curso de ocio que te parezca divertido, ir al teatro o a un concierto de música, ver tu programa de televisión favorito…

Existen muchos planes que ayudan al ser humano a liberar su mente y también te ayudan a tomar conciencia de que no puedes vivir al cien por cien pegado a tus problemas sino que tienes que dar el paso de relajarte y centrarte en el ahora sin pensar tanto en qué pasará después o en qué sucedió ayer.