Más herramientas para controlar la ira, el enojo y el enfado. En algunas situaciones de la vida nos podemos encontrar con injusticias que terminan sacando lo peor de nosotros mismos. La clave para no cometer errores en esos momentos es reducir las posibilidades de pérdida de control. La ira es una emoción muy fuerte que nos puede llevar a tomar decisiones irracionales, es por eso que debemos aprender a controlarla antes de que nos coma por dentro.