Perdonar es uno de los gestos más bonitos que existen, además nos permite vivir en paz, armonía y felicidad con nosotros mismos.