Pon optimismo en tu vida
A veces se olvida poner optimismo en la vida y a la larga pasa factura, porque sin darnos cuenta, se sufre más. Ser optimista hace que la vida se vea desde otra perspectiva y que los problemas sean oportunidades y siempre haya momentos para buscar soluciones a los que nos molesta. Veamos qué nos aporta el optimismo a nuestras vidas.

Mejores relaciones en la pareja

El optimismo de una persona es capaz de influenciar positivamente en la evolución de su pareja si está enferma. Incluso existe un estudio dónde una persona operada del corazón si su pareja es optimista siente menos dolor y acuede menos veces al hospital. Mágico, ¿verdad?

Vida saludable

Parece lógico que el optimismo es aconsejable para una vida saludable, y es que una persona optimista estará más abierta al exterior y establecerá más relaciones personales y sociales. Seguro que una persona optimista hará más deporte y esto automáticamente, mejorará su salud.

Menos enfermedades

Las personas que son más positivas ante la vida tienen mayor salud en general y cuando enferman parece que su evolución es mejor que las personas que son más negativas.

Pon optimismo en tu vida

Longevidad

Las personas optimistas suelen ser más longevos porque acostumbran a hacer más ejercicio, siguen una dieta equilibrada, tienen hábitos saludabes… Además de la genética para ser longevo influyen otros factores relacionados con el entorno en el que se vive, el estilo de vida, tu manera personal de ver la vida y las personas que te rodean (si son negativas o positivas).

Protege de la depresión

La depresión es una enfermedad muy real y el optimista tendrá muchas menos posibilidades de padecerla que una persona que sólo ve los aspectos negros de la vida. Y si algún día la padece tendrá mecanismos y estrategias que le ayudarán a superarla y vencerla.

Menos estrés

El optimismo, además de reducir el estrés también lo neutraliza. Una persona optimista como todo ser humano, se puede estresar, pero tendrá más estrategias para hacerle frente puesto que actúa ante las amenazas sabiendo que las podrá superar, siendo realista ante la situación.