¿Por qué algunas personas se autolesionan?
El instinto de conservación nos lleva a protegernos de cualquier daño que podamos sufrir, bien causado por los demás o por nosotros mismos. A pesar de ello, algunas personas se autolesionan, infligiéndose heridas y lesiones por todo el cuerpo, algo que parece totalmente contrario a nuestros instintos más primarios. Este comportamiento no se da de forma gratuita, sino que, por sorprendente que parezca, se producen precisamente para disminuir otro dolor, el emocional.

¿Por qué dañarse a uno mismo?

Cuando una situación nos produce dolor y sufrimiento emocional, puede llegar un momento que este sea tan intenso que no podamos hacerle frente y manejarlo, y buscamos desesperadamente algo que nos libre de él.

Comportamientos como la ingesta excesiva de comida, alcohol o drogas se suelen utilizar en estas situaciones, comportamientos que también resultan autolesivos, pero hay quienes alivian este dolor emocional mediante la autolesión, porque el dolor físico les hace olvidar el dolor emocional, y con él poder hacer frente a los sentimientos que este conlleva, como el autodesprecio, la culpa, la ira u otros similares.

Cuando una persona se autolesiona, realiza conductas como cortarse, quemarse, morderse o golpearse las cuales tienen para él o ella un efecto sedante, ya que le ayuda a liberarse de los sentimientos y pensamientos negativos que le invaden o eliminar la tensión que ciertas situaciones vitales que está padeciendo le producen.

Tratamiento

¿Por qué algunas personas se autolesionan?
Además, de las grandes secuelas físicas que esto puede provocar, quien se autolesiona se siente avergonzado por este comportamiento, porque piensan que nadie les va a comprender, con lo cual lo mantienen en secreto, lo que afecta a sus relaciones familiares, de pareja, de amistad y laborales, sintiéndose aún más solos ante sus sentimientos y emociones.

Para el tratamiento psicológico de las autolesiones se combinan fármacos sedantes y antidepresivos con una terapia que enseñe al paciente a manejar las emociones dolorosas, identificar cómo se siente y así poder romper el círculo vicioso de la autolesión.