¿Por qué aumenta el deseo ante lo inalcanzable?
¿Por qué aumenta el deseo ante algo inalcanzable? Aquello que se hace esperar, se desea mucho más, porque el deseo de la voluntad crece en la dificultad. No sucede en todos los deseos sino en aquellos que de verdad te marcan, esos impulsos internos que te transforman como persona y que te definen en cierta forma.

La tentación de lo prohibido

Se observa de una forma gráfica en la adolescencia, que en ocasiones, suele suceder que un adolescente sometido a muchas normas, siente la liberación que produce la rebeldía de saltarse dichas normas para contrariar la voluntad paterna, solamente porque la imaginación de cómo será algo es mejor, en muchos casos, que como son luego las cosas en realidad.

Es decir, ante algo prohibido, la imaginación se recrea y fantasea, vuela alrededor de ese objeto de deseo que en realidad, no se conoce con objetividad sino que es uno mismo quien lo construye. Por ello, el deseo aumenta mucho más ya que la persona termina creando un objeto ideal en su mente y aspira a tenerlo en la realidad.

En la sociedad actual, marcada por el materialismo, es habitual que muchas personas hayan crecido teniéndolo todo. Y la mente humana, de una forma equivocada, valora más en ocasiones, aquello que no tiene que aquello que sí posee. De ahí que algo inalcanzable se convierta en un tesoro por el que merece la pena luchar.

¿Por qué aumenta el deseo ante lo inalcanzable?

La fuerza del deseo

La fuerza del deseo es muy potente cuando existe un sentimiento que respalda ese deseo. Por ello, merece la pena canalizar esta fuerza en positivo en una sola dirección para luchar por esos deseos que están ahí. Algunos de esos deseos inalcanzables se silencian cuando alguien es consciente de que tiene pocas opciones de llegar a la meta, cuando tiene miedo al fracaso o por miedo de hacer el ridículo.