¿Por qué se oculta el sentimiento de la envidia?
Todos y cada uno de nosotros hemos sentido envidia alguna vez, quizá en mayor o menor medida o sin habernos dado ni cuenta, pero seguro que sabrás cómo es este desagradable sentimiento. La envidia se procura disimular porque da vergüenza que los demás sepan que lo sientes ya que es algo que desagrada y además te humilla ante ti mismo. La envidia es un sentimiento que se oculta negándolo y mucho menos reconociéndolo ante otras personas, y tampoco ante uno mismo. Pero, ¿por qué se oculta el sentimiento de la envidia?

Revela tus inseguridades

Sí, sentir envidia es una inseguridad y una deficiencia que estás mostrando a los demás si no la disimulas. La persona que siente envidia intentará mostrar pena ante esa persona o también, que no lo importa en absoluto. Ambas cosas son totalmente mentira para encubrir que esa persona nos está desquiciando.

Posición de inferioridad

Sentir envidia por otra persona sitúa al envidioso en una posición de inferioridad respecto al envidiado. Además la persona que siente envidia no podrá ver al envidiado, incluso llegará a confundirla con odio sólo por cómo se siente de mal ante esa persona.

¿Por qué se oculta el sentimiento de la envidia?

¿Crítica constructiva?

Sentir envidia presupone muchas connotaciones morales muy negativas como son: la maldad, la doblez, la astucia, la complicación psicológica, el odio…etc.

Son muchas personas que intentan canalizar la envidia racionalizándola con “críticas constructivas”. Has escuchado alguna vez cosas del tipo:”No te lo tomes a mal, pero sólo te lo digo por tu bien”, si es así es muy probable que la persona que pronunciaba esas palabras sintiera envidia de ti por algún motivo.

Siempre sale a la luz

La envidia por mucho que se intente disimular siempre acaba saliendo a la luz porque actúa como las pasiones y es difícil controlarlo del todo. Para lograr no tener envidias, la mejor manera es trabajar la autoestima de uno mismo y no compararse con nadie.