¿Por qué surgen los conflictos personales?
Los conflictos personales son muy humanos pero, ¿cuáles son las principales causas que los producen? En este artículo, me gustaría compartir mis reflexiones al respecto.

El deseo de querer tener la razón

Cada ser humano vive su realidad a partir de su propio punto de vista. El problema surge cuando de ese punto de vista particular, hacemos una única interpretación posible de la realidad. En ocasiones, hipótesis sin constrastar se convierten en afirmaciones verdaderas (subjetividad). El deseo de querer tener la razón es una causa frecuente de distanciamiento. Una relación implica establecer puentes y puntos de encuentro.

El miedo a no ser aceptado

Uno de los temores más universales es el miedo a la soledad. Un temor que desde el punto de vista social se refleja en el deseo de querer agradar a los demás y tener amigos. Desde el punto de vista de la libertad interior es un signo de fortaleza emocional ser uno mismo. Es decir, no caer en la esclavitud constante de querer recibir la aprobación del otro.

El miedo a la soledad también puede conducir a una persona a mantener relaciones que no le resultan gratificantes. Cuando en realidad, el mayor sufrimiento es el que surge de estar en compañía y sentir soledad en el corazón.

¿Por qué surgen los conflictos personales?

No expresar los sentimientos

Existen personas que cuando tienen un conflicto personal, hablan sobre el tema con total claridad con un amigo externo al conflicto pero en cambio, no hablan con la misma claridad con la persona implicada. Expresar el punto de vista personal frente al otro es un paso necesario para llegar a acuerdos, diálogar y abrir puertas allí donde el orgullo se convierte en una barrera.

Es positivo mirar más allá de ese conflicto puntual para valorar una relación desde el punto de vista general y así hacer un balance más objetivo.