Practica el egoísmo sano
El término egoísmo ha sido muy castigado por ser etiquetado como un concepto individualista que es perjudicial en las relaciones personales. Lo cierto es que en la vida, es importante practicar el egoísmo sano, o lo que es lo mismo, tener amor propio para vivir de acuerdo a tu propio criterio. En Psicoblog te damos las claves para practicar el egoísmo sano.

Aprende a decir no

Resulta repetitivo pero es importante insistir en este punto, precisamente, porque es el que más cuesta a tantas personas que no se atreven a decir no ante una propuesta social, por ejemplo. Aprender a decir no te ayuda a organizar la agenda con libertad para dar valor a tu opinión, a tus necesidades y a tus prioridades. De lo contrario, puedes convertirte en un esclavo del reloj.

Marca límites a los demás

En ocasiones, también es sano marcar límites a personas que tienden a depender de ti con mucha frecuencia para planes que pueden hacer por sí mismas. Piensa que cuando marcas límites no solo evitas la dependencia sino que también, ayudas al otro a superarse a sí mismo.

Practica el egoísmo sano

Apuesta por ti

El amor propio es una apuesta por uno mismo. Una apuesta que conduce a la búsqueda de la felicidad, al cultivo de la autoestima y a la reflexión sobre uno mismo. Si llegásemos a fusionarnos al extremo con los intereses de los demás, entonces, no llegaríamos a saber quiénes somos en realidad.

Cuida tu salud

Existen hábitos de vida a nivel emocional que pueden llegar a ser incluso perjudiciales para uno mismo. Así sucede cuando te das sin límite y medida a otro que necesita tu ayuda. En ese caso, conviene recordar la importancia de cuidar al cuidador ya que así, también, la calidad de los cuidados aumenta.