Practicar el desapego
El apego a lo material termina haciendo mucho daño a las personas que de una forma sorprendente no son capaces de distanciarse de bienes que no tienen ningún tipo de valor, por el simple hecho de pensar que ese algo puede tener más valor en el futuro. Venimos a este mundo desnudos y nos iremos de él, con las manos vacías a nivel material. Esta es una de las razones por las que el arte de tomar distancia respecto de las cosas para conectar con la profundidad de uno mismo, es un acto de sabiduría.

Prohibido acumular cosas en casa

Ahora que se acerca la primavera, una época en la que es importante hacer el cambio de vestuario en el armario, puede ser la ocasión perfecta para hacer limpieza y poner en cajas esa ropa que hace siglos que no utilizas. Deja de guardarla para el futuro cuando puedes hacer algo positivo con esas prendas hoy. Si están nuevas, puedes darlas a una organización de ayuda social.

Comparte con los demás

Para practicar el arte del desapego también es de gran ayuda aprender a compartir con los demás. No sólo se pueden compartir bienes materiales sino que también es posible compartir tiempo como voluntario con una organización. Para dar valor a tu situación presente, puedes mirar al mundo que te rodea y echar una mano a aquellos que de verdad lo necesitan gracias a prácticas tan positivas como el apadrinamiento.

Instituciones como el Banco del Tiempo también son positivas para practicar el arte del desapego puesto que en esta entidad todos los bienes y servicios se pagan con minutos y no con dinero.

Practicar el desapego

Evita el consumismo

Evita comprar por comprar. En ese caso, la persona quiere llenar con el consumo vacíos internos que van en aumento al no ponerles remedio. Potencia tus relaciones personales cara a cara e intenta estar menos tiempo frente al ordenador. Haz espacio en tu vida para planes ajenos a las tecnologías.