Psicología de los colores
Todos tenemos nuestros colores favoritos, así como colores que no nos gustan o que, si podemos, evitamos. La elección de dichos colores no es fortuita, ya que tienen una influencia psicológica en nosotros, desatando una serie de sentimientos e incluso recuerdos.

También hay colores que tienen un significado culturalmente aceptado, como ocurre con el negro en la ropa de luto o el blanco en los trajes de novia. A continuación te mostramos cómo actúan los colores desde un punto de vista psicológico:

-Rojo: Representa la vitalidad porque es el color de la sangre y de la pasión. Está ligado a la vida y expresa energía y sensualidad. Se trata de un color que nos da energía.

-Anaranjado. Aumenta el optimismo, la seguridad y el equilibrio y disminuye la fatiga. Es un color ideal para utilizar en un lugar donde nos reunamos con la familia o los amigos.

– Amarillo: Es un color que inspira la creatividad mental porque contribuye a estimular la mente. Las tonalidades cálidas calman la excitación nerviosa, por lo que son buenas para las personas ansiosas.

– Verde Es un color sedante e hipnótico que representa los bienes que nos han de llegar. Es calmante y relajante, indicado en los casos de insomnio y que ayuda a combatir la fatiga.

– Azul: Transmite serenidad y tranquilidad, e incluso se le atribuye el poder de eliminar las energías negativas.

– Púrpura: Se asocia con la espiritualidad. Disminuye la angustia, las fobias y el miedo.

– Blanco :Se asocia con la paz y la tranquilidad, y destaca por su luminosidad y su capacidad de potenciar los colores vecinos.

– Negro : Está relacionado con el silencio y el misterio, así como con la tristeza y la depresión.

Gris : Denota indecisión, ya que es un color neutro, en la frontera entre el negro y el blanco. También expresa duda y melancolía.