Psicología educativa y procesos de aprendizaje
La psicología educativa es fundamental para entender los procesos de aprendizajes de las personas de cualquier edad y además poder fomentar una enseñanza de calidad donde el alumno se siente motivado para aprender durante todo el proceso de enseñanza – aprendizaje. La psicología educativa es una ciencia interdisciplinar que nace fruto de la interacción entre la Psicología y las Ciencias de la Educación y se ocupa de los procesos de aprendizaje de cualquier tema relacionado con lo educativo y de los métodos más acertados para mejorar la educación.

Los procesos de aprendizaje

Lo objetivos de la psicología educativa y de los procesos de aprendizaje es entender y mejorar la pedagogía para que los estudiantes salgan beneficiados mejorando así los métodos de enseñanza de los docentes. Los procesos de aprendizaje están divididos en cuatro categorías en los cuáles se dividiría a la población estudiantil dependiendo de su forma de estudio y de la enseñanza que se impartiría en cada caso.

Las cuatro categorías de estudio de las experiencias de la enseñanza-aprendizaje son: el método lógico inductivo, el método lógico deductivo, el método lógico analítico y el método lógico analítico.

Psicología educativa y procesos de aprendizaje

El aprendizaje

El aprendizaje en las personas no debe verse como algo general puesto que cada persona es un mundo y tendrá unas influencias diferentes del medio. El aprendizaje es algo intrapersonal y los alumnos no deben adaptarse al método de enseñanza, lo correcto para poder otorgar un buen método de enseñanza – aprendizaje es que el docente se adapte a las necesidades y características personales de los alumnos para poder satisfacer de este modo un buen aprendizaje.

Las personas están influenciadas por muchos factores desde factores sociales, familiares, culturales, etc. El medio les influye y para que se pueda dar una buena enseñanza con un buen aprendizaje deberán estar los contextos conectados entre sí, sólo de esta manera el estudiante podrá dar sentido a los conocimientos en su proceso de aprendizaje.

Psicología educativa y procesos de aprendizaje

La psicología educativa

La psicología educativa se centra en el individuo y en su capacidad para pensar, para aprender, para realizar acciones, estudia los procesos mentales y todas las posibles variables para poder establecer una relación adecuada entre docente y alumno. Para poder darse se estudia también dentro de la psicología educativa el comportamiento cognoscitivo, el comportamiento del conocimiento humano y el carácter significativo y la comprensión del proceso de aprendizaje. Por tanto tiene como objeto de estudio: el proceso de aprendizaje y los fenómenos que lo constituyen, las características del sujeto como determinantes para el aprendizaje, la interacción entre educador y educando, los diferentes tipos de aprendizaje que se dan en los alumnos y también los procesos de instrucción necesarios.

Esto son sólo cuatro pinceladas sobre la Psicología Educativa y los procesos de aprendizaje, un tema que es muy interesante y todas las personas que quieran dedicarse a la psicología, pedagogia, psicopedagogía o educación deberían profundizar en este amplio y bonito tema.

Psicología educativa y procesos de aprendizaje
Este tema es fundamental para que los profesionales de la psicología y de la educación puedan entender los procesos de enseñanza y aprendizaje, entendiendo a las personas desde su interior y cómo se ve el aprendizaje influido por el medio que le rodea en todos los aspectos, cómo las personas pueden aprender todo lo que se propongan dependiendo de sus características personales y cómo la motivación y el método de enseñanza juega un papel fundamental en todo este proceso tan maravilloso como es la enseñanza del maestro para el aprendizaje del alumno.

¿Te interesa la Psicología Educativa y los procesos de enseñanza aprendizaje? ¿Crees que es importante saber sobre este tema para garantizar una buena educación? Si es así te invito a que sigas aprendiendo, porque como dice el refrán: El saber no ocupa lugar.