¿Qué es la psicología forense?
Cuando se comete un asesinato, un homicidio u otro delito, cuando el responsable de los mismos es detenido, uno de los primeros pasos que tiene que dar el tribunal es decidir si el autor está en posesión de sus facultades mentales. Para determinar esto, el sujeto pasa por una serie de exámenes realizados por psicólogos cuya función específica es apoyar y asesorar a los jueces, denominados psicólogos forenses, que actúan como peritos en los procesos judiciales. Esto significa que su función es asesorar a los jueces en la toma de decisiones como expertos en la materia.

La psicología forense desempeña una serie de funciones específicas en las diferentes ramas del derecho:

– En el derecho penal, de determinar la capacidad cognitiva del autor del delito y su nivel de implicación en el proceso criminal, determinando así si es se le puede imputar el hecho o si padece una enfermedad mental.

Dentro de esta área valoran los trastornos psicopatológicos del sujeto, la personalidad criminal, el daño moral y secuelas psicológicas sufridas por la víctima, especialmente en las agresiones sexuales y en las situaciones de maltrato.

– Dentro del derecho civil, la función del psicólogo forense determina los trastornos psicopatológicos de los autores o las secuelas que sufren las víctimas, función similar a la que realiza en el derecho laboral. En esta área intervienen en los procesos de incapacitación legal, internamientos psiquiátricos, capacidad testamentaria, etc.

– También tienen un papel preponderante en el derecho de familia, ya que son quienes informan sobre la capacidad de los cónyuges para ejercer la guardia y custodia de los hijos menores, asesorar sobre el régimen de visitas, verifican el efecto psicológico de la separación o el divorcio en los interesados, etc.
Todos estos aspectos los recogen, durante un proceso judicial, en un informe pericial en el que exponen sus conclusiones que es remitido al juez.