Psicología positiva para alcanzar la serenidad
La serenidad es uno de los ingredientes más importantes para tener tranquilidad de ánimo. Una serenidad alcanzable no solo en momentos de felicidad sino también, en situaciones de dolor. Un estado de sufrimiento produce más dolor todavía cuando se vive desde la culpa que cuando se afronta con aceptación. ¿Cómo alcanzar la serenidad en tu vida?

Realizar ejercicios de conciencia corporal

Asistir a clases de yoga o taichí puede ser una iniciativa positiva para entrenar el trabajo de conciencia corporal a través de la realización de movimientos concretos que permiten tomar una mayor conciencia del propio cuerpo y de la interioridad. Caminar por la orilla del río o en un entorno natural también suma serenidad.

Aprender a fluir

Practica la espontaneidad de aprender a fluir para no perder de vista la parte lúdica de la vida. Siente la libertad de bailar cuando nadie te ve o de cantar cuando nadie te escucha. El hogar es un espacio de intimidad. Disfruta de esta esfera privada poniendo en práctica actividades que potencian tu bienestar al sentirte libre del juicio ajeno.

Psicología positiva para alcanzar la serenidad

Conexiones personales

Las conexiones personales son terapéuticas para alcanzar la serenidad. La simpatía que producen las personas de confianza aporta un estímulo de fuerza para quien se siente acompañado y querido. El dolor, cuando se vive en soledad, duele más todavía.

Y la alegría en solitario, también es menos amable. Realizar actividades en grupo permite a la persona practicar sus habilidades sociales y sentir cómo puede aportar lo mejor de sí misma a su entorno cercano. El refuerzo de los grupos sociales es muy terapéutico para reducir el ego, educar el carácter, ir más allá del propio individualismo y compartir. Cuando una persona comparte su vida con los demás también piensa menos en sus propios problemas que cuando se encierra en sí misma y la mente ejerce el efecto lupa de no poder desconectar del foco de la preocupación que produce ruido emocional.