Psicología práctica para superar una mala racha
Cualquier persona tiene una mala racha en su vida, incluso, quienes aparentan tener éxito en todo. Es curioso cómo, en ocasiones, cuando alguien te abre su corazón, descubres que hay un abismo entre aquello que aparenta y cómo se siente en realidad esa persona. Por ello, no tiene sentido la envidia porque solo sabemos cómo estamos de verdad, en nuestro interior, cada uno de nosotros. Ante nosotros mismos, no hay posibilidad de utilizar máscaras, ni de caer en el autoengaño. Al menos a largo plazo, la verdad es demasiado fuerte como para ser ignorada.

Pensamientos positivos

Se habla mucho sobre los pensamientos positivos, tal vez, porque en el contexto de la crisis económica es importante generar esperanza a nivel social. Sin embargo, sí es verdad que el modo en que pensamos nos influye e incluso, nos determina de una forma sorprendente. Por ello, teniendo en cuenta que pensar en positivo no cuesta un solo euro, y que además, los beneficios de esta forma de ser son innumerables sobre la salud física y emocional de una persona, entonces, merece la pena hacer el intento de cambiar el chip, incluso, en una mala racha cuando todo parece de color gris.

Intenta poner tú un poco de color rosa a tu vida a través del pensamiento, la imaginación, la creatividad. Lo que más cuesta es el principio, pero una vez que has dado el primer paso, todo fluye mucho más.

Psicología práctica para superar una mala racha

Aprende a pedir ayuda

Pedir ayuda no significa que busques una mano externa que resuelva todos tus problemas. Nadie puede hacer eso por ti. Pedir ayuda, significa, simplemente, contar con apoyo moral, saber que tienes a alguien con quien puedes hablar, alguien que se preocupa y que de verdad, le importa aquello que te pasa.

Cuando hablamos de contar intimidades es importante ser prudente para no compartir con la persona inadecuada una situación emocional que solo te pertenece a ti y que es íntima. Una mala racha tiene principio y final: este debe de ser el origen de tu esperanza.