Psicología práctica para tener mejores amigos
Los filósofos griegos fueron los primeros en percatarse del poder tan fuerte que tiene la sociedad sobre el individuo en tanto que el bien común es fundamental para el propio bienestar individual. Sin embargo, la sociedad actual no siempre nos lo pone fácil a la hora de poder mantener relaciones sociales de una forma regular. La falta de tiempo y la pérdida de interés son los motivos principales por los que dos personas pueden alejarse en muy poco tiempo. Por ello, hoy me gustaría reflexionar sobre cómo es posible tener mejores relaciones sociales.

En primer lugar, conviene tener una noción adecuada de la amistad como una relación profunda que te aporta confianza: con un buen amigo tú puedes ser tú mismo. Existen diferentes grados de amistad, y todos ellos, aportan algo a tu vida, son constructivos. El simple hecho de ir caminando por la calle y que te salude un conocido te aporta bienestar en forma de reconocimiento. Para tener mejores amigos, tú mismo tienes que llevar a la práctica el ideal de ser un buen amigo.

De lo contrario, en algún momento podría parecer que esperas de los demás, algo que tú no ofreces. Fomenta la comunicación. Si un día te has disgustado con un amigo háblalo con él, pero no te desahogues con una tercera persona. Cuantas menos personas puedan meterse en la conversación mucho mejor.

Por otro lado, también es bueno ser selectivo con los amigos. Por ejemplo, en un momento de dificultad es cuando de verdad puedes valorar quién te aprecia y está a tu lado. Por ello, no pierdas nunca a esos buenos amigos que te muestran su apoyo cuando lo necesitas. Y en cambio, no pierdas tu tiempo con gente que sabes que no te aprecia de verdad.

Es mejor no confundir cantidad con caiidad en la amistad. Tener dos amigos verdaderos tiene un valor infinito.