Puntos positivos de la soledad
La soledad, a veces, se vive de una forma muy amarga. De hecho, muchas personas en la vejez buscan pareja por el simple hecho de sentirse solas. La verdad es que el amor no es un sustituto en forma de compañía sino algo mucho más profundo. Es decir, para evitar la soledad puedes hacer planes con amigos, tener proyectos profesionales, espacios para el ocio, participar en actividades de voluntariado, practicar la espiritualidad…

Mucho se ha dicho y se ha escrito sobre los inconvenientes de la soledad cuando se vive de forma amarga: tristeza, apatía, desesperación… Sin embargo, la soledad también tiene factores positivos. ¿Cuáles son? Por una parte, te aporta una libertad total a la hora de hacer lo que de verdad deseas sin tener que pedir explicaciones a nadie más o tener que adaptarte a las inquietudes de otra persona. Por otra parte, tienes más tiempo para ti mismo y puedes utilizarlo como mejor te convenga.

De este modo, puedes desarrollar muchas inquietudes y potencialidades en la rutina diaria. Por otra parte, merece la pena que te animes a vivir en positivo, que seas capaz de dar lo mejor de ti mismo y que no por el hecho de estar solo termines encerrándote en ti mismo. Es decir, hay muchas personas que estarán encantadas de conocerte y de saber quién eres. Por tanto, no cierres puertas a la esperanza de vivir con ilusión y con felicidad.

El hecho de estar solo no debe ser una excusa para no hacer ciertos planes. Es decir, puedes hacer todo lo que de verdad te apetezca desde viajar hasta ir al cine. Además, la felicidad no depende de que tengas a alguien al lado sino que depende de ti mismo, de tu iniciativa, del pensamiento positivo y de tu nivel de bienestar.