Que el dinero no os separe
En tiempo de crisis el dinero puede ser un desencadenante para que los problemas estallen, los que provoca el dinero y los que están ocultos de forma interna. ¿Tienes miedo que por culpa del dinero hayan problemas en tu pareja o que tu familia empiece a sufrir los estragos de una mala gestión? Este tema es algo muy serio y es por eso que si es tu caso, espero que este artículo te sirva de ayuda.

La finanzas siempre en común

Delegar las finanzas en tu pareja es una tentación para evitar quebraderos de cabeza, pero no caigas en ese error, puesto que las cuentas siempre deben llevarse de forma conjunta, si no, los quebraderos de cabeza pueden ser más grandes.

Acuerdos temporales

Para evitar acusaciones del tipo:”fue decisión de tuya”, o “te lo dije” o también “Tú estabas de acuerdo en esto” pon fecha de fin a tus pactos y cuando pase esa fecha volver a acordar nuevas soluciones si algo falla.

Sé flexible

En toda relación de pareja, personal o familiar hay que saber ser flexible y para ello se deben revisar todos los acuerdos que se pactan de forma regular.

Dar y recibir

En toda pareja habrá veces que uno dará más que otro, y en otro momento será al contrario. No debes dar siempre porque entonces no es equitativo, ni tampoco es plan de recibir todo el tiempo sin pensar en la persona con quien compartes tu vida.

Que el dinero no os separe

Comunicación

Hay que hablar claramente. Debes tener claro que tu pareja no tiene una bola de cristal con la que adivinar tus pretensiones económicas. No somos adivinos, es por eso que debéis tener una comunicación fluida.

La realidad

Aunque la realidad siempre es relativa, la economía siempre forma parte de la vida de las personas en esta sociedad, y es algo que no se debe obviar por comodidad. Habrán veces que lleguen vacas gordas y otras que las vacas sean muy flacas. Obsesionarse con los problemas no sirven para nada, debes ver qué recursos tienes y si se presentan problemas, centrarte en las soluciones.

Los problemas sin gastar

Hay parejas que cuando tienen un problema lo intentan arreglar con una casa más grande, un mejor coche, un viaje carísimo, regalos… esto son gastos y además es algo inútil porque además de no arreglar nada puede que os quedéis sin nada.