¿Qué es la ataraxia espiritual?
Cuerpo y mente no son dos realidades absolutamente independientes sino que cada plano tiene influencia en el otro. El pensamiento negativo termina agotando físicamente, por ejemplo. Y a su vez, muchos enfermos aseguran que es mucho más difícil de soportar el dolor moral y el sufrimiento anímico. ¿Qué es la ataraxia espiritual?

El equilibrio que refleja el bienestar de aquel que no se deja afectar por nada del entorno, ni tampoco por ninguna pasión humana. En filosofía, las pasiones tienen que ver con aquello que hoy día, se llama emociones. Por ello, la ataraxia espiritual parece más propia del hombre sabio que ya ha alcanzado la sabiduría necesaria como para diferenciar lo prioritario de lo secundario. Muchas veces, la infelicidad responde a un acto humano de aquel que no ha aprendido a vivir bien.

La ataraxia refleja la plenitud de una vida en armonía entre lo material y lo espiritual. Entre los deseos por realizar y la satisfacción de poder valorar aquello que se tiene. Uno de los objetivos de la ataraxia espiritual es aprender a poner un límite, un control a la lista interminable de deseos de una voluntad caprichosa, porque de esa forma, se vive desde la insatisfacción y con gran obsesión por el futuro. En cambio, desde la ataraxia espiritual se da más valor al presente y al ahora.

La ataraxia espiritual es una disposición del espíritu que no se deja afectar por nada que no sea lo suficientemente valioso. Se debe trabajar mucho la voluntad para poder llegar a este estado que algunos expertos asemejan en cierto modo a la apatía, es decir, a la indiferencia. El pensamiento epicúreo otorga un peso especial a la ataraxia espiritual al igual que otros pensadores como Schopenhauer. La psicología hunde sus raices en la filosofía, por ello, no conviene perder de vista el valor de la sabiduría primera.