Qué es un trauma y cómo superarlo
El mundo emocional es muy complejo. Lo cierto es que a veces, parece que has superado un tema del pasado cuando en el momento menos pensado, vuelve a sugir algo en el presente que te reabre la herida y te recuerda el dolor. Un dolor que es amargo, intenso y, a veces, insoportable. Lo cierto es que un trauma es un dolor de ese tipo, un dolor que no cicatriza a lo largo del tiempo y que te impide ser feliz.

Un trauma se convierte en tal porque puede arrastrarse durante años. Por ello, generalmente, es necesaria la ayuda de un psicólogo o de un psiquiatra para poder ser feliz y hacer frente a la vida nuevamente con optimismo. Para liberarte de cualquier experiencia traumática primero debes expresar cómo te sientas y cuál fue la causa de tu malestar, es decir, poder describir tu vivencia con un amigo o un familiar de confianza con quien puedas desahogarte.

El trauma como tal, contiene emociones como la tristeza puesto que este es un sentimiento que surge ante una situación dolorosa. Del mismo modo, también puedes experimentar ira, ya que se trata del sentimiento que nace por una causa injusta. Y también miedo de volver a que se repita el mismo suceso en tu vida. Por ejemplo, una persona que ha sido víctima de una infidelidad puede llegar a dejar de confiar en el amor y en las personas de forma permanente puesto que en ese rol, en apariencia, se siente fuerte. Sin embargo, su actitud de defensa ante la vida aumenta su nivel de vulnerabilidad y de debilidad emocional.

Lo cierto es que existen personas que en la edad adulta también arrastran algún tipo de trauma que procede incluso de la infancia. De hecho, los primeros años de vida dejan una enorme huella en el inconsciente humano. Dile adiós al sufrimiento innecesario en tu vida y libérate mediante la esperanza que te aporta tu presente y aquellas personas que te rodean y que te quieren.