Qué esconden las supersticiones
El ser humano tiene razón y mediante el conocimiento, la ciencia siempre ha intentado encontrar razones y motivos a todo lo existente. Es decir, ha intentado explicar de una forma racional mediante la elaboración de hipótesis y ecuaciones matemáticas la causa y el efecto de un hecho determinado. El conocimiento científico es una forma de conocimiento causal que parte del efecto para determinar la raíz o el origen de lo sucedido. A nivel filosófico, también hay filósofos que han analizado mucho esta cuestión, como por ejemplo, el empirista David Hume. Pues bien, la realidad es que más allá de la capacidad intelectual que tiene el ser humano, lo cierto es que la vida, el universo, o Dios, siguen siendo cuestiones que dejan un campo abierto al misterio y a la duda. En el plano de la vida, existen personas que creen en el azar o el destino.

Aquellas personas que defienden esta postura, en cierto modo, niegan la libertad individual de cada uno. Pero es que la libertad también ha sido uno de los temas más debatidos a nivel filosófico. Pues bien, existen personas que son muy supersticiosas.

Es decir, personas que viven condicionadas por el hecho de no hacer una cosa ante el temor de que pueda suceder algo malo, o por el contrario, ante el deseo de que suceda algo bueno y positivo. Las supersticiones a nivel psicológico pueden ser agotadoras y muy poco sanas para vivir especialmente, cuando se cae en la obsesión de tener más de una.

Claro que existe la suerte en la vida. Pero la suerte es sencillamente, estar en el lugar adecuado en el momento exacto. Por ello, otras personas prefieren pensar que la suerte es algo que tú mismo puedes trabajar. ¿Cómo? Potenciando tu autoestima y creyendo más en ti mismo. Luchando por tus metas al cien por cien y elaborando un plan a trazar en base a un fin concreto.