Qué hacer cuando tu pasado afecta negativamente a tu presente
Dicen que el pasado siempre vuelve. Así sucede cuando una persona no cierra las heridas del ayer. En ese caso, cada cierto tiempo se encuentra una y otra vez con una situación similar que le recuerda a otros momentos del ayer. El pasado puede interferir de una forma negativa en tu presente cuando no afrontas los problemas y los evitas. Por mucho tiempo que huyas de una situación que sucedió hace años, el conflicto interno no se resolverá sin hacer nada a pesar de tu indiferencia. La situación se agrava, el problema se hace gigante y adquiere unas dimensiones notables.

Busca ayuda profesional

Cuando el problema viene del pasado, y dicho problema se arrastra durante mucho tiempo ha llegado el momento de pedir ayuda profesional. Puede ser positivo acudir a un psicólogo o un coach para conocer las razones internas de la situación emocional.

Una vez que descubres la causa de tu malestar, también cuentas con más información para procesar esas vivencias que te han marcado de una forma negativa.

No te culpes

No te culpes por estar así. En realidad, toma esta limitación como una oportunidad para avanzar: tienes que mirar a tu pasado, para cerrar todas las puertas que quedaron abiertas para poder disfrutar de tu presente y de tu futuro.

En muchos casos, las personas arrastran conflictos sentimentales, familiares o de autoestima. Evita el victimismo porque siempre estás a tiempo de curar tu corazón.

Qué hacer cuando tu pasado afecta negativamente a tu presente

Haz balance de tu vida

Para comprobar si el pasado siempre vuelve, entonces, haz balance de tu vida. Si existen situaciones muy similares que vuelves a vivir con fuerza en determinados periodos de tiempo, entonces, escucha esa señal de alarma.

El pasado es un regalo pero también puede ser un lastre que te impide avanzar en positivo si no has hecho el duelo por determinadas pérdidas.