Qué hacer cuando tus expectativas se rompen
En la vida, existe una situación que resulta bastante dolorosa: aquella en la que no se cumplen tus expectativas, es decir, tienes un nivel de perfeccionismo tan alto que nada de lo que te has marcado previamente, te hace sentirte bien contigo mismo. En ese caso, la mente humana siempre quiere más, se torna caprichosa al más puro estilo de un niño pequeño. En otros casos, de una forma objetiva e incluso, humana, no se cumplen tus expectativas. ¿Qué hacer en ese caso?

En primer lugar, entenderte a ti mismo. En una situación así, hay dolor, decepción, heridas que curar, sufrimiento y pena. Por otra parte, en caso de que una situación dependa solo de ti, entonces, debes esforzarte por cuidar de tu bienestar y volver a intentarlo. Sin embargo, existen momentos en donde, la decepción puede producirse porque las cosas no se han producido como a ti te hubiese gustado. Por ejemplo, en el terreno del amor, a veces, se producen falsas expectativas, sentimientos encontrados, miedo al rechazo… También sucede en el plano de la amistad, que en ocasiones, depositas tu confianza en alguien que no te valora del mismo modo, y ni siquiera, muestra ningún tipo de interés en conocerte. En todos estos casos, las expectativas se frustran, tus objetivos se rompen y tus emociones te causan dolor.

Si tus expectativas no se han cumplido no te quedes allí, sigue caminando, avanza en tu presente y en tu futuro, anímate a tener nuevas experiencias y otras vivencias. No dejes que el sabor amargo de una decepción te paralice. Tú vales mucho más que cualquir situación triste.

En la vida es imposible no atravesar situaciones de este tipo en donde tus expectativas se rompen por todas partes. En ese caso, intenta vivir y ser feliz de verdad para que la vida te sorprenda.