¿Qué hacer tras finalizar la terapia psicológica?
¿Qué hacer después de finalizar la terapia con el psicólogo? Hace unos días os hablé sobre las opciones de acción que tienes antes de ir a un psicólogo. Pues bien, hoy me gustaría centrarme en una etapa especialmente bonita y positiva, pero a la vez, difícil: ¿Qué hacer después de haber finalizado un proceso psicológico cuando tienes que romper tu vínculo con el psicólogo? ¿Cómo ser feliz sin un apoyo externo?

En primer lugar, es importante que tú mismo seas consciente de tu fortaleza emocional. Mirar atrás te ayudará a tener una visión objetiva sobre ti mismo. Te darás cuenta de todo lo que eres capaz de hacer, del dolor que has dejado atrás y te sentirás orgulloso por todo lo que te has esforzado. En segundo lugar, es muy positivo que te des cuenta de que la relación entre psicólogo y paciente no está basada en la amistad. Se trata de una relación de ayuda que tiene que ser temporal y limitada en el tiempo para no caer en la dependencia. Por ello, es indispensable poner fin en algún momento. Eso no significa que estés solo, todo lo contrario: te tienes a ti mismo, tienes amigos valiosos, tu familia te quiere…

Por tanto, estás acompañado. Cuando haya algo que te preocupe puedes hablar con una de esas personas que te echarán una mano. En cualquier caso, existe la posibilidad de seguir tratando con el psicólogo pero limitando las consultas a dos o tres veces al año. ¿Qué hacer después de finalizar la terapia con un psicólogo? Sin duda, ese día es un momento de celebración. Por ello, organiza un plan con tus amigos, por ejempo, una cena y brinda por ti. Incluye en el plan únicamente a los más cercanos, a aquellos que estuvieron al tanto de tu proceso de cambio.