Qué indica la sensación de soledad
La soledad puede ser una sensación y una situación que se ve desde distinto punto de vista en función de cuáles sean las circunstancias. Cuando se trata de una soledad elegida, por ejemplo, en un momento de reflexión y meditación, en una tarde de estudio para preparar un examen y alcanzar la concentración, o en cualquier otro momento del día, entonces, se trata de un verdadero placer. De hecho, son muchas las personas que viven en una ciudad y buscan el silencio y la calma del pueblo con la llegada del fin de semana.

Pero la sensación de soledad y de vacío puede producir una gran angustia cuando no se busca. Al contrario, cuando se tiene un gran deseo de compañía al tener un sufrimiento dentro. Por ejemplo, cuando se espera el consuelo de un amigo. La sensación de soledad es una señal de deseo de cambio, es decir, de algo que no te gusta tal y como es.

Pero la sensación de soledad también puede ser un síntoma de pensamiento negativo, es decir, de una persona que se fija más en aquello que le falta en vez de en aquello que ya tiene. En ocasiones, una persona puede idealizar en exceso la vida de los demás desde su sentimiento de inferioridad.

La sensación de soledad lejos de ser negativa puede ser un estímulo para ti. Es decir, puede ser un empujón a nivel emocional para aprovechar el tiempo y buscar actividades en las que poder conocer gente nueva. Incluso, puedes animarte a retomar el contacto con amigos de la infancia o compañeros de la universidad con los que disfrutar de planes durante el fin de semana. Pero la sensación de soledad también debe invitarte a mejorar la relación contigo mismo, es decir, seguro que puedes aprender a quererte más y mejor.