¿Qué lectura mental haces de los hechos?
El ser humano, no sólo lee únicamente un libro, una revista o un cuento, sino que también, interpreta la realidad que no está escrita a través del alfabeto tradicional sino mediante hechos, relaciones personales, expectativas, sueños, frustraciones y deseos. La lectura mental de los hechos es aquella que realiza la mente y que además, está bañada por el filtro de las experiencias previas.

Sin embargo, conviene analizar muy bien esa lectura que realizas de una forma casi automática, porque muchas veces, la fuente del sufrimiento reside, precisamente, en esa interpretación que alguien realiza a partir de algo particular. Existen personas que al interpretar una situación siempre se ponen en lo peor, de esta forma, su autoestima se viene abajo, sufren y pierden la esperanza.

Este modo de pensar, lejos de ayudarte a lograr tu objetivo, te limita, simplemente, porque te pones a la defensiva para protegerte. La vida tiene muchas posibilidades, por tanto, existen muchas interpretaciones diferentes de un mismo hecho. Y en aquello que remite a las relaciones interpersonales, lo mejor es darle a la otra persona la oportunidad de que se explique y de que te dé sus motivos concretos para haber actuado de un modo diferente. ¿Por qué se realiza una lectura mental? Muchas veces, por algo que se llama proyección. Es decir, la persona cree conocer los intereses ocultos del otro.

A partir de ahora, ante un hecho que te afecte tanto y que te deje anclado, dando vueltas y vueltas a un mismo tema, intenta buscar alternativas a esa primera lectura inicial que te ha venido a la mente. Incluso, puedes hablar del tema con un amigo para que te dé ideas o su punto de vista particular. Date también un tiempo, es decir, piensa en otras cosas, y no te obsesiones solo con esta cuestión.