¿Qué son las alucinaciones?
Las alucinaciones son percepciones que recibimos a través de nuestros sentidos pero que no tienen origen en ningún hecho externo, es decir, se trata de ver, oír u oler sensaciones que no existen. Normalmente están ligadas a distintas enfermedades mentales como son la esquizofrenia, en la enfermedad de Parkinson o la epilepsia, en el Trastorno Bipolar.

Sin embargo, también pueden tener su origen en otras causas, como haber pasado varios días sin dormir, durante situaciones de gran nivel de estrés, así como por haber consumido una gran cantidad de alcohol y drogas. Se calcula que alrededor de un 10% de la población que no sufre ninguna enfermedad puede sufrir alucinaciones de forma espontánea.

Las alucinaciones pueden ser visuales, auditivas, verbales, gustativas, táctiles y kinestésicas. Dichas alucinaciones pueden ser transitorias o permanentes y se pueden percibir tanto con los ojos cerrados como con los ojos abiertos.

Dentro de las alucinaciones visuales pueden darse fenómenos como destellos de luces y colores, así como paisajes u otras escenas parecidas.

En cuanto a las auditivas, normalmente el sujeto que las sufre percibe zumbidos, golpes, el sonido del agua corriendo, murmullos, pasos, etc. Dentro de estas alucinaciones se encuadran aquellas más frecuentemente ligadas con trastornos mentales, como son las voces, que pueden comprenderse o no.

Las olfativas recogen olores a goma quemada, a rosas o a canela. Dentro de estas también se encuentran las alucinaciones que afectan al sentido del gusto.

En cuando a las táctiles, el sujeto que las sufre puede sentir pinchazos, hormigueos o palpitaciones.

Finalmente las kinestésicas se refieren a la posición del sujeto en el espacio. En este caso puede sentir que se mueve el suelo o que se le alargan las extremidades.