Rasgos de una buena salud mental
La salud mental es fundamental dentro del contexto general del bienestar de un ser humano. Muchas veces, no se da la importancia necesaria a este punto, es decir, las personas suelen asociar la salud con el plano físico perdiendo de vista el ámbito anímico.

Capacidad para quererte a ti mismo

La buena salud mental se refleja, entre otros rasgos, en la capacidad que tiene el sujeto de quererse a sí mismo gracias a una buena autoestima y también, a los demás, es decir, se relaciona con normalidad con amigos y familiares.

Por otra parte, para una buena salud mental también es clave tener la madurez necesaria, de asumir, y no negar, las frustraciones lógicas y naturales que existen en la vida. Dar la espalda al dolor no es sano, igual que tampoco lo es que una persona se regodee en él.

Desarrollo de la creatividad

La creatividad es una cualidad muy humana y está conectada directamente con las emociones y con el mundo interior porque a través del arte, una persona puede mostrar parte de sí misma a los demás. Dicen que siempre hay algo de un escritor en aquello que escribe, en el sentido de que está reflejada su forma de ver el mundo.

Es importante que cada persona explore diferentes canales de comunicación y de expresión para poder averiguar qué ámbito le gusta de verdad: escritura, poesía, pintura, música…

Rasgos de una buena salud mental

Sentido positivo de la vida

Una buena salud mental se ve reflejada en el hecho de tener un sentido positivo de la vida, ser capaz de ver las cosas buenas y compartirlas con los demás. La alegría siempre crece cuando se reparte entre varias personas.

Para finalizar, una buena salud mental también se potencia cuando el sujeto tiene capacidad de autonomía, es capaz de valerse por sí mismo sin delegar responsabilidades propias en terceros.