Rasgos de la felicidad
La felicidad es el bien más buscado. Se busca con tal ansiedad, que en más de una ocasión, es esa impaciencia la que nos aleja de la dicha. También podemos llegar a confundir aquello que nos hace felices cuando caemos en la trampa de algo que no es como aparenta. ¿Cómo es esa amiga llamada felicidad?

Aporta luz

La felicidad aporta luz a tu vida, de hecho, cuando te sientes plenamente feliz, tienes la sensación de flotar en una nube de perfección porque todo en ti y en tu mundo externo tiene una luminosidad extraordinaria. Mientras que en una crisis existencial, la persona se siente perdida en la oscuridad, la felicidad aporta una seguridad total a tu vida.

La felicidad es incontable

La felicidad se siente y puede llegar a desbordarte. Pero más allá de su magnitud, nadie puede pesar su dicha en kilos o en gramos. La felicidad es como el aire que te roza las mejillas. Sabes que está ahí aunque no puedas verla.

La felicidad es perfecta

La felicidad es perfecta incluso cuando no sea completa. Es decir, incluso cuando sientes que te falta algo importante. Esta perfección reside en el bien que es causa de un momento feliz.

Rasgos de la felicidad

La felicidad es efímera

La felicidad, tomada como emoción, es efímera y cambiante. Sin embargo, la felicidad tomada como una realidad trascendente que muestra un buen nivel de satisfacción con la vida, es permanente.

La felicidad es esa amiga que se echa de menos cuando se marcha lejos. Un buen refugio para vivir siempre. Un tesoro que produce vértigo perder. Cualquier definición sobre la felicidad no alcanza para reflejar la esencia de un bien tan preciado en la vida. ¿Qué es para ti ser feliz de verdad?