Recomendaciones para hacer amigos en el trabajo
Pese a la competitividad que en muchos casos acompaña al ámbito profesional, amistad y trabajo no son dos conceptos incompatibles. De hecho, allí donde las personas pasamos muchas horas de nuestra vida es donde tenemos más posibilidades de conocer gente. En muchos casos, te unirá una relación de compañerismo con otros colegas de profesión. Pero en otros casos, seguramente menos numeroso, te unirá un vínculo de amistad. ¿Cómo hacer amigos en el trabajo?

Establecer una confianza gradual

El trabajo aporta una relación de convivencia profesional diaria con otros compañeros. Por esta razón, es conveniente tener paciencia, vivir las relaciones de forma natural y dejar que la confianza surja poco a poco en la espontaneidad de la rutina.

Una cosa es tener una disposición positiva para hacer amistad y otra distinta, forzar situaciones como consecuencia de la impaciencia o el deseo de hacer nuevos amigos.

En algunas empresas se ofertan cursos de formación para los trabajadores. Este entorno es especialmente propicio para mejorar la confianza y hacer amigos ya que en el contexto del curso, los compañeros se conocen mejor.
Participar en planes de afterwork o tomar la iniciativa de proponerlos también es una oportunidad para conocer mejor a los trabajadores.

Recomendaciones para hacer amigos en el trabajo

Detalles de compañerismo

En algunos casos, la amistad también comienza por los pequeños detalles, por esas oportunidades que marcan un contacto habitual con un compañero concreto. Por ejemplo, si dos personas realizan parte del trayecto de regreso a casa juntas pueden tener ese tiempo de más para charlar.

Los gestos de compañerismo son importantes ya que en muchos casos, muestran las cualidades de un buen amigo. Ofrecer ayuda a un compañero, escucharle cuando necesita desahogarse, ser discreto con los compañeros de oficina y evitar perder el tiempo criticando a terceras personas son actitudes que ayudan a reforzar una imagen personal positiva.