Reconecta con tu presente
A lo largo de nuestra vida hay muchos momentos en los que vivimos casi de forma automática. Nos levantamos, nos vamos a trabajar o a llevar a los niños al colegio, llegamos a casa continuamos con nuestra rutina, nos acostamos y al día siguiente continuamos con la misma secuencia, en una especie rutina en la que se nos pasan los días sin apenas darnos cuenta. Esto sucede especialmente cuando estamos preocupados por algo que ha ocurrido o que puede ocurrir y que nos lleva casi a desconectarnos totalmente del presente.

Esto nos lleva a perdernos la posibilidad de vivir intensamente cada momento, incluso aunque sea haciendo algo tan sencillo como disfrutar de esa página que estás leyendo en el metro mientras vas al trabajo. Nos damos cuenta de que el tiempo se nos ha pasado y no hemos sido conscientes de ello.

Para centrarnos en el momento vital que estamos viviendo, podemos hacer un ejercicio que nos ayude a ser conscientes del presente, además de liberarnos de preocupaciones referidas al pasado o al futuro.

Lo primero que debes hacer es pararnos, mirarnos a nosotros mismos y ser consciente de cómo estamos sentados o de pie, darnos cuenta de cómo nos sentimos, en una palabra, siendo conscientes de nosotros mismos. No juzgamos, sólo observamos.

A continuación, mira lo que te rodea, tu habitación, un parque, no importa dónde estés. Gira la cabeza ampliando tu campo de visión todo lo posible, siendo consciente de lo que estamos viendo.

Ahora escucha los sonidos a tu alrededor. Simplemente escucha. Algunos serán familiares y otros no. Sé consciente de cada uno.

De este modo, habrás aumentado tu concentración. Repite el ejercicio cada vez que te sientas desconectado de ti mismo y vivirás más en el presente.