Recupera la ilusión por la vida
La ilusión es una palabra preciosa y como sentimiento muestra lo importante que es tener un motor a nivel vital que mueva tu corazón hacia un objetivo en concreto. Ningún objetivo es más noble que el de alcanzar la felicidad. Pues bien, la actitud que adoptas en tu propia vida y el modo de vivir es determinante a la hora de entender que la verdadera belleza está en el interior y que en el momento en que la ilusión desaparece de tu corazón, entonces, tu vida se convierte en un presente amargo y triste.

Para recuperar la ilusión debes potenciar el pensamiento positivo: observa la belleza de un amanecer, disfruta de una agradable conversación, valora incluso los detalles más pequeños de tu rutina cotidiana que te hacen sentirte una persona afortunada… Por otra parte, debes poner en práctica el sentido del humor y la ironía para relativizar todas aquellas situaciones de tristeza y de dolor que tarde o temprano irrumpen en el camino de la vida.

Además, también tienes que cuidar de ti mismo. Algunas personas han perdido la ilusión por vivir, sencillamente, porque dedican todo su tiempo a cuidar de los demás. No se permiten el derecho de tener ni un minuto para sí mismas. Nunca olvides que tú debes ser tu mejor amigo y quererte a ti antes que a los demás.

Prémiate a lo largo del día. Vete al cine en caso de que disfrutes con el arte de las películas. Tómate un helado de tu sabor favorito en un parque bonito de tu ciudad. Llama por teléfono a esa amiga que es importante para ti. No te castigues, es decir, no te riñas continuamente como si hubieses hecho algo malo. El exceso de exigencia te aleja de tu propio bienestar. La ilusión hace brotar dentro de ti a ese niño interior al que debes cuidar cada día.