Recupera tu autoestima
Cuando nuestra autoestima es baja y nuestro concepto de nosotros mismos pobre, solemos pensar que deberá ser siempre así, porque no encontramos el modo de desactivar toda la serie de pensamientos, miedos y conductas que acompañan a la baja autoestima y que la perpetúan. Pero es posible mejorar la autoestima ya que, al igual que hemos aprendido a vivir con baja autoestima, podemos aprender a hacerlo con una autoestima sana.

Uno de los modos de hacerlo es recuperar esos momentos en los que sí tuvimos una sana autoestima, ya que, por muy bajo que tenga el nivel de autoestima una persona, siempre existen momentos en los que se siente satisfecha de sí misma, se ve capaz y se valora tal y como es. Estos momentos corresponden a logros o éxitos, como haber superado o un reto o haber obtenido un reconocimiento por algo que hemos hecho, por nuestro trabajo, etc.

Es importante relajarse y recordar todos los momentos de tu vida en los que te sentiste así, en los que realmente te valoraste a ti mismo. Escríbelos en un papel, describe el hecho que te llevó a sentirte bien y las capacidades que descubriste en ti mismo en aquel momento, qué habilidades tuviste que desplegar, etc.

Una vez que hayas hecho esto y que te hayas dado cuenta de que puedes tener una sana autoestima, es necesario tener voluntad de desarrollarla, tener deseo de cambiar, porque somos solo nosotros quienes podemos aumentar nuestra autoestima, no hay nadie que lo pueda hacer por nosotros.

Comenzaremos entonces por retos pequeños, como detener la autocrítica ante algo que no nos ha salido bien o no sentirnos culpables por aquello que no es nuestra responsabilidad. De este modo, iremos dando los primeros pasos hacia la construcción de una sana autoestima.