Recuperar tu pasado
¿Es posible recuperar el pasado? En cierto modo sí, pero en cierto modo no. Es decir, el ayer como tal sólo vive en la memoria. Sin embargo, sí puede ser una referencia importante para ti a la hora de ser feliz, por ello, por ejemplo, si perdiste a un amor y te das cuenta de que ese amor es lo que más deseas en tu vida, entonces, simplemente, debes luchar e intentar acercarte a esa persona de nuevo. No tienes garantía de que ese objetivo pueda cumplirse, sencillamente, porque también tienes que entender la libertad del otro. Pero en la vida, olvídate de los resultados, y piensa, simplemente, en ti mismo, en tu capacidad para afrontar todo aquello que te propones.

Recuperar el pasado también puede implicar volver a luchar por retomar el contacto con antiguas amistades. Por ejemplo, suele suceder que un enfermo de depresión atraviese un periodo de soledad al no haber cuidado de forma adecuada a sus amigos. Por ello, una vez que el enfermo se recupera puede tomar conciencia de que es necesario cambiar de actitud y luchar por los amigos que aportan un sabor diferente a la vida. De hecho, es muy difícil ser feliz sin amigos.

En otras ocasiones, puede que simplemente, tu carácter haya cambiado tanto en los últimos años como consecuencia de las decepciones, que un día, te propongas recuperar la inocencia y la ilusión que tenías a los veinte años. Esto es posible, de hecho, no existe ningún reto que sea inalcanzable para la voluntad.

Merece la pena que tomes de tu pasado todo aquello que te hizo feliz y dejes de lado lo demás. Por ello, intenta traer toda esa buena energía a tu presente porque así te será mucho más fácil afrontar tu futuro con la esperanza necesaria, incluso, en el dolor.