Reducir el estrés en los atascos
Quienes viven en las grandes ciudades y utilizan el coche a diario para desplazarse, ya sea para ir al trabajo o por ocio, saben bien lo frustrante y estresante que resulta estar atrapado en un atasco, sobre todo si la duración de éste se prolonga y si nos vemos obligados a sufrirlo día a tras día cuando vamos y volvemos al trabajo.

El estrés de estar parados sin poder movernos nos causa irritación y ansiedad, ansiedad que aumenta si tenemos que llegar con hora al trabajo, a una cita, etc., lo que aumenta la irritación y entramos así en un círculo vicioso que nos hace llegar a nuestro destino totalmente agotados y malhumorados. Para evitar que este estrés se repita día a día y acabe minando nuestra salud, podemos tomar algunas medidas para reducir el estrés.

Para desviar nuestra atención del hecho de estar encerrados en el atasco, lo mejor es poner la radio o algo de música. Si ya nos notamos nerviosos, optaremos por música clásica, pero si no cualquier otra que nos guste hará esa función. Si escuchamos las noticias o cualquier otro tipo de programa, lo haremos activamente, centrándonos en él.

Si el atasco continúa, realiza unos ejercicios de respiración, inspirando lentamente por la nariz, abriendo el abdomen y manteniendo el aire durante diez segundos para terminar expirando también lentamente por la boca. Aunque queremos lograr un estado de relajación, no debemos olvidar que estamos en el coche, por lo que es importante mantener la atención a la carretera.

Detén pensamientos angustiantes como que ya deberías haber llegado y estar trabajando, que el jefe te va a echar la bronca o que vas a quedar mal con el cliente. A no ser que hagas magia no puedes hacer nada para evitar estar donde estás, así que lo mejor es que continúes relajándote para llegar relajado a tu destino