Regalos para tu autoestima
No vivas a la espera de ese regalo que te hacen tus amigos y familiares en el día de tu cumpleaños. Aprende a cuidar de ti mismo cada día para poder fortalecer tu conciencia interior. Y especialmente, para poder cultivar y cuidar tu autoestima que necesita de obsequios incondicionales como el cariño, el pensamiento positivo, el respeto y la paz interior. Por el contrario, tu autoestima se viene abajo a través de la crítica destructiva, la tristeza constante o la apatía.

¿Qué regalos puedes hacerte cada día para ser y sentirte un poco más feliz? Sin duda, debes hacerte la vida agradable a ti mismo, cuidar de ti. Si un día has tenido que hacer un gran esfuerzo para superar una situación que te produce estrés y ansiedad, debes compensar esa negatividad con la ilusión que te produce un plan que te encanta. Por ejemplo, ir al cine para ver una peli de tu actor favorito, quedar a comer en un restaurante y pedir un buen postre, llamar por teléfono a tu mejor amiga y olvidarte de la factura para hablar durante mucho tiempo, comprarte unos zapatos que te gustan… En el día a día, los pequeños detalles son los que marcan la calidad.

Existen otros regalos que también puedes hacerte. Viste bien cada día y cuida tu imagen. Cuando te mires en el espejo obsérvate bien para ver todo tu atractivo y no centrarte en esos pequeños defectos, que todos, incluso las modelos, también tienen.

En el trabajo aprende a decirte mensajes de este tipo: “Estoy orgulloso de cómo he afrontado este reto”, “Estoy contento con el resultado”, “Sé que puedo superar esta entrevista de empleo”… En definitiva, aprende a ser tu mejor amigo para ganar seguridad y confianza en ti mismo. Algo que se valora tanto cuando el entorno actual, a veces, es tan inestable.