Reinventarse a uno mismo
En nuestra vida siempre atravesamos por momentos difíciles, etapas de crisis en las que nos damos cuenta que las estrategias y formas de actuar que hemos estado llevando hasta entonces ya no nos son de utilidad, pero en los que tampoco sabemos qué rumbo debemos tomar o cómo reorientar nuestra vida. Nos vemos ante una encrucijada, en la que parece que las únicas elecciones que tenemos son quedarnos sentados lamentándonos o seguir adelante sin saber bien hacia donde vamos. Estos momentos, aunque complicados, son muy valiosos, porque nos van a permitir reinventarnos a nosotros mismos.

Reinventarnos a nosotros mismos significa mirar hacia nuestro interior y encontrar la fuerza, la experiencia y la sabiduría que nos van a ayudar a superar ese momento, confiando en que seremos capaces de superarlo.

Lo primero que debes hacer es evaluarte a ti mismo, ver dónde estás y dónde quieres llegar y qué es lo que crees que falla en tu vida, qué es lo que te está bloqueando. En este momento a veces tendemos a engañarnos a nosotros mismos para no ver la realidad, pero si lo hacemos así no lograremos cambiar. No te juzgues, simplemente escribe qué es lo que está fallando.

A continuación debes determinar cómo superar ese bloqueo, decidiendo qué medidas vas a poner en práctica. Recuerda que los pequeños cambios van a significar mucho. Establece un plan de actuación que te lleve hasta el cambio que buscas y síguelo.

Si no sabes bien cómo hacerlo o no tienes valor para sincerarte contigo mismo, no dudes en pedir ayuda. Aunque nos suele parecer signo de debilidad, no es así en absoluto, y seguramente encontrarás muchas personas dispuestas a ayudarte.

Finalmente, visualiza el éxito, viéndote a ti mismo superar la crisis en la que estás inmerso, sobre todo cuando te parezca que estás en un callejón sin salida.