Relaciones liberales y la infidelidad
En una relación liberal de pareja, ¿existe la infidelidad? ¿O sólo se es “un poco infiel”? Este tipo de relaciones amorosas aún se encuentran en una gran minoría en nuestra sociedad pero poco a poco se va viendo como algo más normalizado, aunque no exento de controversia. Se trata de una relación de pareja amorosa pero con “otras reglas” en la que hay que tener la mente un poco abierta o al menos ver este tipo de relaciones desde otra perspectiva.

Actualmente y para muchas personas este tipo de relaciones siguen siendo una locura y parece sinónimo de inestabilidad y de parejas que estarán abocadas al fracaso. En cambio para otras personas descubren en este tipo de relaciones una manera de aprender a dar espacio a la pareja sin agobios ni ataduras. Depende cómo seas tú y cómo veas el mundo podrás ver en este tipo de relaciones todo un nuevo mundo por descubrir o una puerta cerrada a la que cerrarás con llave y la tirarás al mar.

No es por para todos

Este tipo de relaciones no son aptas para todos porque si te gusta estar con tu pareja, eres celoso o sientes inseguridad por poco que sea ni se te ocurra empezar una relación liberal con nadie o sufrirás y te afectará mucho.

Si tu pareja sí que quiere una relación liberal deberéis pensar de manera conjunta cómo seguir la relación porque lo que para ti será una infidelidad en toda regla para él o ella sólo será momentos personales con amigos y amigas.

Relaciones liberales y la infidelidad

Sin ataduras

En una relación liberal los componentes de la pareja no se sienten atados y tendrán absoluta libertad para salir con amigos y amigas sin tener que consultar a la pareja en ningún momento. Además también (aunque no es normal) se puede incluir mantener relaciones íntimas con otras personas ajenas a la pareja, pero esto debe quedar claro en unas normas de pareja antes de comenzar la relación.

Algunas reglas

Hay parejas liberales que ponen sus propias reglas para que ninguna de las dos partes pueda sentirse herido en algún momento dado, pudiendo así ser “un poco infiel” pero sin tener ninguna aventura que pueda afectar a la relación y siempre con el consentimiento de la pareja. Algunas de estas normas son:

– Tocar sólo por encima de la cintura.

– El sexo fuera de la ciudad de residencia no es una infidelidad.

– No tener acercamientos con amigos comunes o compañeros de trabajo.

¿Qué te parece esta forma de pensar y de actuar en las relaciones de pareja? ¿Estás a favor o en contra?