La risa refuerza la alegría de vivir
La alegría de vivir es una ilusión que debemos cultivar cada uno de nosotros en nuestro día a día. Cuando vivimos dejándonos llevar por la corriente de los acontecimientos externos, entonces, perdemos mucha energía al ser víctimas del azar y no protagonistas de nuestra propia vida. El primer paso para tener alegría es tener un compromiso firme y convicción personal.

La relación entre la risa y la alegría

Risa y alegría conectan de una forma directa ya que una persona alegre ríe con más facilidad que alguien que está triste. La alegría es la expresión a nivel de lenguaje corporal de un sentimiento interior. Pero también sucede que la risa tiene la capacidad de animar a alguien que no atraviesa un buen momento.

Esta es una de las razones por las que los cursos de risoterapia son tan efectivos. Del mismo modo, cuando una persona no atraviesa un buen momento, los planes de grupo son muy gratificantes porque a partir de las bromas de amigos también se comparten momentos de humor.

La risa es como una medicina natural que no produce ningún tipo de efecto secundario. Por tanto, debemos potenciarla mucho más en nuestro día a día pensando en todos sus beneficios. La risa potencia el optimismo, es útil para prevenir la depresión, nos ayuda a sobrellevar mejor las preocupaciones de la vida…

La risa refuerza la alegría de vivir

La risa es una muestra de ilusión

Todo adulto que ríe conecta nuevamente con su niño interior a través de una buena carcajada. Y ese niño interior es la mayor expresión de ilusión vital. Los niños tienen una gran sabiduría vital que debemos tener en consideración a la hora de vivir mejor el presente. Un gesto tan sencillo como ir al parque y ver la felicidad con la que juegan los niños, es motivo de sonrisa en los adultos.