Risoterapia: el placer de una carcajada
La risa puede ser una manifestación directa del estado de ánimo, sin embargo, incluso las personas que están tristes y están pasando por un mal momento pueden reírse y hacer el esfuerzo de poner al mal tiempo buena cara a través del valor de una sonrisa. La risoterapia es una de las prácticas más divertidas a nivel emocional que puedes conocer. De hecho, hoy día, se imparten cursos sobre esta temática en diferentes ciudades. Cursos que son también una oportunidad para poder conocer gente nueva, vivir una experiencia diferente y hacer nuevos amigos. ¿Quién puede resistirse al placer de una buena carcajada?

Pero además, en la rutina diaria, cualquier persona puede buscar excusas para reír. La risa es uno de esos grandes regalos de la vida, que está al alcance de todo el mundo ya que además, es gratis. No cuesta ni un solo euro.

Pero la risa también tiene que ejercitarse y ponerse en práctica de una forma consciente. Existen personas que son más risueñas que otras que tienen el semblante más serio. Pero merece la pena trabajar el sentido del humor y mejorarlo porque te conecta mucho mejor con los demás y produce efectos positivos en las relaciones sociales.

La risa generalmente, se produce en el contexto de un grupo pero también es posible que tú mismo te rías en un momento de soledad recordando una anécdota del pasado. Del mismo modo, también puedes ver una comedia y divertirte. Los chistes también hacen reír. La risa es toda una terapia a nivel emocional que te hace sentir afortunado por vivir, por estar aquí y ahora.

Pero la risa nunca viene sola, viene acompañada por grandes emociones como la alegría, la ilusión, la motivación y el pensamiento positivo. Por tanto, no olvides poner al mal tiempo buena cara porque la sonrisa es fuente de salud.