Sácale partido a tu timidez
La timidez es una cualidad del carácter con la que muchas personas sufren. Especialmente, cuando tienen que hablar en público y dar un discurso, a la hora de conocer gente nueva o tomar la iniciativa para ir en solitario a un plan determinado. La timidez crece en la medida en que le das alas, es decir, en la medida en que vas limitando tus actos a merced del miedo que produce sentir malestar.

Sin embargo, la timidez tiene mucho encanto a nivel humano, por ello, aquellas personas que son tímidas deben aprender a sacar partido a su timidez. En primer lugar, tomando conciencia de que se trata de un ingrediente muy positivo en las relaciones interpersonales. En tanto que este tipo de personas suelen tener una gran capacidad de ser buenas amigas, escuchan a la perfección y se implican.

Además, la timidez también suma sensibilidad. Una sensibilidad que puede ser perfecta para potenciar el arte de la escritura o de la pintura como un medio de expresión. Existen cursos de formación en los que se desarrolla todavía más la sensibilidad, por ejemplo, un aula de literatura en la que se ponen en común ideas y comentarios sobre libros. La literatura abre un mundo paralelo a la mente humana en tanto que un buen libro es un lugar para soñar.

En última instancia cada persona tiene que afrontar diferentes retos a lo largo de su vida. Por ello, afrontar la timidez puede ser un juego divertido en el que la persona se pone pequeñas pruebas. Por ejemplo, hacer una pregunta en una conferencia. Después de superar un obstáculo, se siente una gran alegría y satisfacción. Pero además, a veces, las personas se dan cuenta de que en realidad, la timidez no es más que una etiqueta que se han puesto ellas mismas para sentirse seguras. Nadie es de un modo fijo y determinado todos los días de su vida. Por tanto, abre tu mente a la novedad y concédete el regalo de ser un poco menos tímido.