¿Se puede olvidar el primer amor?
El primer amor está allí, sigue vivo en la memoria de muchas personas. Sin embargo, en ocasiones, esta huella queda marcada con más intensidad. Es en ese momento cuando se idealiza el pasado al extremo y cuando se tiende a vivir con más sensación de añoranza. El primer amor parece perfecto desde la perspectiva del paso del tiempo, pero la realidad es que una persona debe aprender a vivir mirando hacia delante y no ha hacia atrás. Eso implica retroceder en el camino vital.

¿Cómo es posible olvidar al primer amor? En primer lugar, tomando objetividad y distancia respecto de la situación. A veces, cuando no consigues olvidar a una persona no te das cuenta de que esa persona ya ni siquiera es la misma que conociste. Con los años, ha cambiado, ha evolucionado y tiene su propia vida. Tal vez, en caso de volver a reencontrarte con esa persona te darías cuenta de que ya no tenéis nada en común. Y en ese momento, el interés muere de una forma natural.

Detrás del recuerdo constante del primer amor existe una idealización insana. Sencillamente, porque el apego al pasado no es la mejor forma de vivir. Debes quedarte con los mejores recuerdos del ayer, pero también, mantener la motivación y la ilusión por afrontar las novedades del mañana.

Por otro lado, conviene precisar que en ocasiones, en caso de estar totalmente convencido de que merece la pena apostar de nuevo por el primer amor, entonces, es esencial tomar la iniciativa. Asumiendo que el rechazo es una posibilidad. Pero lo más importante en la vida es quedarte tranquilo contigo mismo y no arrastrar la duda de saber qué hubiese pasado en caso de arriesgar.

El primer amor es una experiencia que queda marcada en positivo precisamente por la novedad del sentimiento, las mariposas en el estómago y los nervios.