Señales que indican que te has olvidado de ti mismo
Seguramente, todos nos hemos olvidado de nosotros mismo en algún momento de la vida. Lo importante es intentar que esta situación no se prolongue durante más tiempo. Hoy me gustaría reflexionar en este post sobre cómo existen indicios claros que muestran que hace tiempo que no piensas en ti. ¿Cuándo fue la última vez que lo pasaste realmente bien, sin la prisa de mirar la hora constantemente? Reflexiona sobre esta pregunta y encontrarás la respuesta.

¿Cuántas veces dejas parar buenas oportunidades de ocio y de conocer gente nueva por anteponer constantemente ocupaciones que, en muchos casos, pueden esperar para el día siguiente?

Síntomas de alarma

Te has olvidado de tu bienestar cuando ya no recuerdas casi lo que es disfrutar de verdad de un plan improvisado y sencillo. Cuando la mayor parte de tu tiempo se reduce a la rutina de ir desde el trabajo a casa. Sueñas con otra vida, sin embargo, vives observando cómo pasan las semanas mientras tú te sientes atrapado en la burbuja de inercia que te arrastra.

Te has olvidado de disfrutar cuando te apuntas a un curso, se forma buen ambiente, y los demás compañeros organizan actividades a las que nunca asistes. Cuando proyectas en los demás la imagen de la prisa a través de mensajes del tipo: “Estoy muy ocupado”, “tengo muchas cosas que hacer”, “no tengo ni cinco minutos”.

Señales que indican que te has olvidado de ti mismo
Te has olvidado de ti mismo cuando ya no te paras a pensar en qué es aquello que de verdad quieres hacer en tu vida. Cuando estás cansado psicológicamente y aún así, no pones una solución inmediata. Por ejemplo, aprender a decir no, establecer límites a los demás, defender tus derechos frente a quienes te cargan de responsabilidades que no te corresponden.

Te has olvidado de ti mismo cuando hace un montón de tiempo que no practicas aquellas aficiones que antes te encantaban. Si no encuentras aunque sea pequeños espacios para ello, esto debe hacerte reflexionar. Cuando en tu lista de prioridades antepones constantemente el bienestar de tus seres queridos más cercanos corres el riesgo de terminar agotado por ese rol de salvador.

Te has olvidado de ti cuando tienes ganas de llorar pero no te lo permites. Es decir, cuando te envias mensajes del tipo: “Tengo que ser fuerte”. Como si expresar emociones de tristeza o debilidad fuese un síntoma negativo. Te has olvidado de ti cuando no aprovechas tu tiempo, o cuando sientes que ya pasó tu juventud como si la edad fuese un condicionante negativo de realización personal.

Señales que indican que te has olvidado de ti mismo

Pasos para despertar

Si sientes que hace tiempo que no piensas en ti, despierta. ¡Reacciona! Comienza a mirar la realidad con ojos nuevos. No se trata de ser egoísta sino de entender que la vida se vivencia a través de la perspectiva del yo en un sano equilibrio con el “nosotros”. Sin embargo, te has olvidado de ti mismo cuando tienes la desagradable sensación de perder tu propia entidad en tu grupo habitual.

A modo de ejercicio de coaching te animo a escribir en un diario, cartas de amor a la vida. Para ello, encuentra inspiración en esos pequeños detalles bonitos y agradables de cada día.