Señales tempranas de la depresión
La depresión en su fase inicial a veces puede pasar desapercibida porque sus síntomas se confunden con otras sensaciones. Sin embargo, es posible observar algunas señales de malestar en una primera etapa. Una de las señales más frecuentes es la tristeza.

Conviene hacer el matiz de que estar triste no significa estar deprimido. Sin embargo, en el caso de un paciente de depresión dicha tristeza tiene una connotación negativa porque le impide continuar con su vida normal. Incluso aunque finalmente cumpla con todos sus objetivos de la jornada, el paciente puede llegar al final del día agotado, y con una sensación de pérdida de sentido de todo eso.

Primeros síntomas de depresión

En algunos casos, la depresión también puede ir acompañada por un cambio de hábitos de alimentación. A veces, el paciente busca llenar ese vacío interior con el picoteo habitual de comida. Sin embargo, también puede ocurrir el efecto contrario. Y es que, ante el nudo en el estómago que puede formar la tristeza, algunas personas notan cómo desaparece su sensación de hambre, es como si tuviesen dificultades para tragar los alimentos.

La depresión se nota a nivel afectivo, sin embargo, también muestra sus primeros síntomas en el pensamiento. Una actitud derrotista, de agotamiento vital e indiferencia hacia cosas que antes eran importantes para el protagonista, pueden marcar la pauta de un cambio interior.

Señales tempranas de la depresión
El inicio de la depresión no solo se percibe por el cansancio físico, sino también, por el psicológico. Una apatía mental que muestra esa especie de inadaptación al entorno que experimenta el paciente al sentirse fuera de lugar en tantos momentos de la rutina. Es decir, al no sentir la sintonía hacia la alegría en muchos momentos propicios para el ocio y la distracción.

Uno de los primeros síntomas de depresión es que el protagonista tiende a evitar muchos de los planes sociales que antes llevaba a cabo con normalidad. Busca excusas para no asistir a ciertas actividades. En realidad, no son excusas puesto que realmente la persona no se siente bien.

El paciente de depresión no encuentra placer en muchas de las cosas que antes le gustaban, o al menos, aunque siga disfrutando en alguna medida de esas tareas, la percepción no es la misma. Por el contrario, el paciente encuentra cierto alivio en el deseo de dormir o estar tumbado en la cama en una especie de letargo.

Señales tempranas de la depresión

Ira y enfado habitual

Desde el punto de vista del carácter, la depresión también se manifiesta a través de un síntoma habitual como la actitud de la queja crónica. El paciente exterioriza el malestar que siente al quejarse una y otra vez de aquello que le angustia. Eso no significa que la persona esté siempre enfadada, sino que los cambios de humor son habituales.

Desde el punto de vista de la imagen física, al paciente ya no le preocupa tanto su imagen física. Este síntoma puede notarse más en personas amantes de la moda y las tendencias que, de pronto, dejan de poner atención en la elección de sus looks. La literatura también nos regala dosis de bienestar emocional. Ángela Vallvey, finalista del Premio Planeta, acaba de publicar Tarta de Almendras con Amor. Un libro que da voz a un personaje femenino con mucha fuerza a pesar de todas las dificultades que tiene en su vida.