Sentimientos contradictorios: ¿Cómo saber qué quieres?
Existe una situación que es realmente incómoda: la que surge de tener sentimientos contradictorios ante una situación. Por una parte, te decantas por una opción pero por otra, crees que es mejor otra alternativa. No es fácil en un caso así, ver con claridad de verdad el camino más adecuado. Por ello, es importante aprender a relativizar para no poner todo el peso vital en esa decisión. En muchos de los casos en los que una persona tiene sentimientos contradictorios, esa situación procede de tener un exceso de expectativas.

Por otra parte, los sentimientos contradictorios también surgen por la impaciencia ante el futuro de quienes quieren conocer el resultado de una acción antes de llevarla a cabo. Esto resulta literalmente imposible en la realidad, por ello, toma tu decisión lo más sabiamente que puedas en base a tu situación presente porque será la mejor para ti.

Cuando una persona siente una coacción externa, entonces, también es posible que tenga sentimientos contradictorios. Por una parte, le gustaría agradar a la otra persona pero al mismo tiempo, quiere ser fiel a sí misma. Este tipo de situaciones suelen producirse cuando alguien te da un consejo. En ese caso, recuerda que la otra persona te aconseja en base a su experiencia, pero tú eres libre de vivir tu propia vida y decidir aquello que es mejor para ti como persona.

Si después de varios días en los que sigues sintiendo intranquilidad sobre un tema, da igual la decisión que tomes, entonces, aparca ese asunto durante un tiempo. Puede que no sea el mejor momento para llevarlo a cabo.