Sentir angustia ante la soledad
El miedo a la soledad puede experimentarse en grados muy diferentes. Cuando este temor es intenso y recurrente, entonces, la persona puede experimentar angustia existencial. En este caso, el miedo es más latente todavía por la noche cuando el temor afecta al sueño y las noches en vela se convierten en un escenario repetitivo. Un escenario en el que dar vueltas y vueltas a la cabeza ante la angustia de llenar las horas vacías. ¿Qué hacer para llenar los espacios de soledad?

Revisar hábitos

Es muy necesario revisar hábitos puesto que en muchos casos, la soledad puede derivar en costumbres que no potencian el bienestar: ausencia de horarios y de rutinas habituales de alimentación y descanso. Por otra parte, la soledad también puede conducir a una dependencia excesiva respecto de las tecnologías. Lo más recomendable es apagar teléfono y ordenador, al menos, dos horas antes de ir a dormir.

Sentir angustia ante la soledad

Cambia el chip

Cambia el chip respecto de la experiencia de la soledad para dejar de ver esta vivencia como algo negativo y pensar en las opciones que aporta estar en compañía permanente de ti mismo. La soledad verdadera surge cuando nosotros nos dejamos en un segundo plano a nosotros mismos. Y también, cuando idealizamos la compañía de los demás. No hay nada que logre llenar el vacío interior cuando existe una desconexión interna en el plano de la identidad personal.

Aprender a estar solo

Aprender a estar solo no es un proceso inmediato sino paulatino que surge a partir del respeto y del cariño hacia ti mismo. En contra de lo que pudiera parecer, el miedo a la soledad también muestra una especie de miedo a la vida. Anímate a ocupar tu tiempo con actividades que llenen tu alma de ilusiones nuevas. Y no des menor valor a dichas ilusiones cuando las lleves a cabo en solitario.