Sentir angustia a primera hora de la mañana
El sentimiento de angustia a primera hora de la mañana es un sentimiento que pueden experimentar con más frecuencia las personas que sufren depresión y también, quienes tienen episodios agudos de ansiedad. Del mismo modo, quienes viven una etapa difícil en la que tienen que afrontar una situación que les desborda, también pueden experimentar miedo a primera hora de la mañana (la relación entre temor y angustia es directa).

Una percepción negativa de la realidad

La angustia al empezar el día muestra cómo el modo de interpretar la realidad influye a modo de causa y efecto en el modo de sentir. Aquel que experimenta angustia interpreta la jornada en negativo y con sensación de cansancio por el peso de tantas gestiones pendientes de llevar a cabo. La angustia produce una distorsión de la realidad, sin embargo, tiene tal fuerza que la persona siente que está encerrada en sus propios pensamientos y que carga con ellos allí donde va.

Cuando una persona comienza la jornada de este modo, se despierta con un estado de ánimo bajo e incluso, está cansada (la tristeza en sí misma, agota). Ante una situación de este tipo, es muy importante pedir ayuda médica cuanto antes ya que el tiempo es un factor que ayuda a encontrar un remedio terapéutico concreto ante un malestar emocional.

Sentir angustia a primera hora de la mañana

Consulta cualquier duda con el especialista médico

Es el especialista quien puede orientar al paciente en el tratamiento adecuado. Este sentimiento de angustia remite poco a poco a lo largo del día, conforme avanza la jornada, la persona va ganando una mayor tranquilidad al haber superado muchas de las pruebas que a primera hora le preocupaban. Esta experiencia de estar más tranquilo conforme pasan las horas debe de servir de anclaje emocional para recordar, en esos instantes de malestar, que todo pasa.

La angustia muestra la anticipación negativa de la realidad cuando la mente imagina una situación que asocia con un peligro y una amenaza al propio bienestar.