Ser agradecido para sentirte bien
¿Cuántas veces dices gracias a alguien que se lo merece durante el día?¿Te consideras una persona agradecida? ¿Alguna vez te quedas con las ganas de decir gracias pero sin saber por qué te contienes? Decir “gracias” te liberará de muchas ataduras emocionales, serás consciente de lo que hacen los otros por los demás y además puede abrirte muchas puertas. Sí, con sólo una palabra. Ser agradecido es fundamental para cualquier relación interpersonal ya que es un refuerzo positivo imprescindible.

Cuando das las gracias lo que provocas en la otra persona es que repita esa acción con la que te estás sintiendo agradecido y se aumenta la probabilidad que los demás mantengan un comportamiento beneficioso.

Agradecer las cosas

Si actúas con generosidad en tu vida también lo recibirás, pero si eres generoso no exijas que lo sean contigo, potencia tu altruismo. Al mismo tiempo es importante que sepas recibir con gratitud lo que te ofrecen sin hacerte de rogar con frases como: “No me lo merezco” “No tendrías que haberte molestado”. Acepta con alegría todas las sorpresas que te hagan, sea cual sea. Piensa que lo importante no es la sorpresa o el regalo que te ofrecen si no la atención y el cariño que están teniendo contigo, porque te lo mereces.

Ser agradecido para sentirte bien

Sin ser desmesurado

Acostumbrarte a ser agradecido es lo ideal, pero no pases el límite de llegar al otro extremo. Existen personas desmesuradas a la hora de dar las gracias y pueden incluso a llegar a ser incómodas. Busca el punto medio para ser agradecido pero no en exceso.

¿Rehuyes de dar las gracias?

Hay personas que les cuesta mucho dar las gracias. Puede ser por una timidez extrema o porque piense que es merecedor de todo en el mundo. Son dos actitudes que hará que la persona que tienes delante piense que eres una persona ingrata y egoísta.

Pensar que las personas deben hacer todo por nosotros es un error porque no se valoran los esfuerzos y encima nos convertimos en personas exigentes. ¿Alguna vez te has sentido víctima pensando que sólo eres tú quien hace las cosas por los demás? Entonces sería conveniente que empezarás a ser agradecido para fortalecer los lazos de amistad porque así valorarás el esfuerzo de la otra persona y podrás ponerse en su lugar.