Ser feliz en 4 pasos
¿Eres de las personas que van posponiendo su felicidad para más adelante? Hay personas que deciden no ser felices hasta que alcancen algunos objetivos en la vida, pero después resulta que cuando los alcanzan vuelven a alargar el momento de felicidad para más adelante.

Por ejemplo una persona decide ser feliz cuando se saque la carrera, después cuando ya la tiene mejor dejar ser feliz para cuando encuentre un trabajo, cuando ya ha encontrado el trabajo espera a encontrar el amor, después de encontrar el amor hasta que no convivan juntos nada de felicidad y así la cosa se puede alargar tanto que se pasarán los años sin haber saboreado los mejores momentos que ofrece la existencia. ¿Vale la pena?

La vida hay que aprender a vivirla y a disfrutar de cada instante para poder ser feliz cada día, a cada momento y en cualquier lugar. A continuación te voy a detallar siete pasos importantes que deberás tener en cuenta para ser feliz desde ¡ahora mismo!

Escucha a las personas felices

No centres tu atención en aquellas personas que sólo ven la parte negativa de las cosas, es mejor que escuches a aquellas personas que transmiten su felicidad cada día porque ellas tendrán muchas cosas buenas que mostrarte y enseñarte.

Sufrimiento útil

Sufrir el dolor ajeno como si fuera tuyo no servirá para nada, tampoco para que la otra persona se sienta mejor. En cambio si decides sentir ese sufrimiento de manera cercana y poner lo que puedas de tu parte, entonces sí estarás dando utilidad al sufrimiento.

Céntrate en buscar soluciones a los problemas centrándote en lo positivo y dejando de un lado cualquier pensamiento negativo que esté intentando perturbar tu mente.

Ser feliz en 4 pasos

Emociones controladas

Es muy importante que controles tus emociones para que ellas no te controlen a ti, pero recuerda que controlar las emociones no significa olvidarte de ellas u ocultarlas, significa vivirlas y sentirlas pero siempre bajo control.

Perdonar

Perdonar no se hace por el otro, se hace por uno mismo para poder sacar el rencor y el malestar de dentro. Así que perdona al otro y sobre todo a ti mismo.